Santo Domingo de Guzmán es la capital de la República Dominicana y a la vez, la ciudad primada de América, por ser la primera ciudad establecida en el continente americano, en 1498.

Santo Domingo es una ciudad cosmopolita, vibrante, llena de contrastes y lugares únicos e interesantes. Conjuga el modernismo con su historia. Sin duda, la zona destacada por excelencia es el barrio conocido como la Ciudad Colonial, o como cariñosamente le llamamos los locales “la zona”. Las restricciones impuestas para evitar la propagación del virus del COVID-19 disminuyeron mis posibilidades de viajar fuera del país; y aumentaron, exponencialmente, las oportunidades de redescubrir mi país, comenzando por mi ciudad: Santo Domingo.

Una mañana de septiembre 2020, equipada con gorra, mi botella reusable de agua, protector solar y ropa cómoda inicié el recorrido a esa joya considerada Patrimonio de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura UNESCO.

Zona Colonial de Santo Domingo

Mi primera sugerencia para conocer Santo Domingo es llegar al corazón de la Zona Colonial, es decir al Parque Colón, ubicado entre las calles Isabel La Católica y Arzobispo Merino. Yo me detuve en una de las frescas terrazas a disfrutar un buen café dominicano, recién hecho, acompañado de un desayuno tradicional: «Mangú con los tres golpes”.

El mangú es un puré de plátanos verdes hervidos con sal y machucados con el agua usada para su cocción. Se acompaña de los famosos tres golpes, es decir: queso blanco frito, huevos fritos y salami. En mi caso, sustituí el salami por aguacate, y los huevos fritos por revoltillo de huevos. Allí, me deleité observando la dinámica de esa zona: niñas y niños jugando, turistas dando de comer a las palomas y adultos jugando dominó, el deporte o hobby caribeño por excelencia.

Cargada de energía, cruce el parque frente a la Estatua de Cristobal Colón y entré a la Basílica Menor de Santa María de la Encarnación, la primera catedral del nuevo mundo. En el recorrido, aprecié la arquitectura gótica y barroca de la edificación, mientras escuchaba el repique de las campanas, marcando las diez de la mañana.

Plaza España, Museo de las Casas Reales y Alcázar

Luego de una caminata de 3 minutos por la calle empedrada de Las Damas, primera calle de las Américas, llegué a la Plaza de España, donde visité el Museo de las Casas Reales. En este museo, pude recordar cómo fueron los cuatro viajes de Cristobal Colón y su tripulación, en su recorrido de España a República Dominicana. En ese entonces, los españoles llamaban a esta última La Hispaniola y los aborígenes la llamaban Quisqueya.

Al salir del museo, me dirigí a la izquierda, a visitar el Alcázar de Diego Colón, residencia del primer gobernante de la ciudad de Santo Domingo. Allí, está recreada una casa típica del siglo XV con mobiliario, utensilios y arte de la época. En la Plaza España, encontré una unidad móvil del Ministerio de Turismo, que me ofreció información turística sobre los horarios de apertura de los monumentos y museos más relevantes.

Santo Domingo
Alcázar de Colón ©Encarnación Martínez Unsplash

El Panteón

El Panteón fue mi próxima parada, para resguardarme del sol caribeño del verano, y visitar el Mausoleo de Piedra Coralina, que alberga restos físicos de heroínas y héroes dominicanos. Como de costumbre, El Soldado Inmóvil, vestido en uniforme de gala, honraba la memoria de las heroínas y los héroes. Siempre me ha fascinado detenerme allí, a ver cómo el escudo y la bandera dominicana han evolucionado desde la creación del país, en 1844.

Junto al Altar de la Patria, ubicado en el Parque Independencia, el Panteón Nacional es uno de los lugares patrióticos más emblemáticos de República Dominicana.

El Altar de la Patria tiene triple importancia, primero, porque es el lugar donde se disparó El Trabucazo, el 27 de febrero 1844, que declaró la independencia. Segundo, porque se considera el escenario de la Guerra Civil Dominicana de 1965 o Guerra de Abril. Y tercero, porque fue donde se estableció la primera ciudad del Nuevo Mundo, en el siglo XV.

Una parada gastronómica: El Sancocho

A pesar del desayuno contundente y energizante, llegó el momento de hacer una parada obligatoria para satisfacer el paladar con otra delicia dominicana: El Sancocho.

El Sancocho es una sopa de carnes, tubérculos, verduras y condimentos que se mezclan para formar un espeso caldo. Se acompaña con arroz, aguacate y picante. Sudando El Sancocho a los 32 grados Celsius tropicales, disfruté también del más clásico merengue, un estilo musical típico dominicano, tocado con acordeón, güira y tambora: “Baile: baile el merengue, baile: de medio la’o; baile: medio jincao, baile: este merengue, baile: sí que está bueno, baile: dele pa’lla”.

Mercado Modelo: artesanías, fruta y vegetales

Para mí es importante apoyar la artesanía local directamente con sus emprendedores, por lo que después de la reglamentaria taza de café post almuerzo, me dirigí al mercado de artesanías, frutas y vegetales llamado Mercado Modelo. Este mercado fue construido por el dictador Rafael Trujillo, en el 1942.

Está ubicado en la Avenida Mella, muy cerca de El Barrio Chino y de la famosa Avenida Duarte, corazón comercial y popular de la ciudad de Santo Domingo. En el mercado, fui testigo de la amabilidad y cordialidad de las y los dominicanos. Exploré artesanías hechas con la piedra semipreciosa nacionallarimar”, cucharas de jícara de coco, bolsos de playa pintados a mano, tshirts con paisajes, y esculturas talladas en caoba, árbol nacional de República Dominicana.

En adición, compré una tambora pintada con los colores de la bandera dominicana, y una botella de corteza, hojas y raíces para preparar la “Mamajuanadominicana. La Mamajuana es una bebida espirituosa tradicional de los campos dominicanos, y según muchas personas, es afrodisíaca.

Luego de este recorrido donde mezclé la gastronomía con cultura, arte e historia, recordé porqué la primera palabra que me viene a la mente cuando me preguntan con cual palabra describo a la Ciudad Colonial de Santo Domingo, la palabra es “vibrante”.

 Es hora de que visites mi cuidad favorita y vengas a vibrar con Santo Domingo!

Tampoco te olvides de suscribirte a la Newsletter y darte un recorrido por el resto de artículos del blog, en especial te sugiero que conozcas un poco más de El Salvador en este artículo: 10 Imprescindibles que visitar en El Salvador

[mailerlite_form form_id=1]

Un Comentario

  1. Interesante creo psra mi gusto que falto algo de playa. Me quede con el calorcito de la comida.


Warning: sprintf(): Too few arguments in /home/u673504123/domains/nimmantravel.com/public_html/wp-content/themes/wpzoom-derive/comments.php on line 82

Deja tu comentario, nos dará mucho gusto leerte

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.