Tras nuestro primer día en Roma, el cual si no lo has leído, te lo recomendamos muy mucho. Llegó el momento de decidir qué hacer en Roma en este segundo día. Varias son las opciones que se nos pusieron por delante pero, finalmente, nos decantamos por visitar el país más pequeño del mundo que se encuentra dentro de la misma ciudad de Roma: la Ciudad del Vaticano.

Y es que, en cualquier visita a Roma que se precie, la Ciudad del Vaticano es uno de los imprescindibles que hacer en Roma en 2 días, en 1 o en los que tengas. Así que, sin pensarlo mucho más, salimos de nuestro AirBnB y nos dirigimos hacia el Vaticano para encarar nuestro segundo día en Roma.

¿Cómo llegar a la Ciudad del Vaticano?

Depende de tu alojamiento en Roma, deberás priorizar una opción u otra para llegar hasta el Vaticano. El metro es una gran opción tal y como ya lo planteamos en el artículo sobre preparativos para viajar a Roma. Para ello, deberás agarrar la línea A y bajarte en la estación Ottaviano- S.Pietro desde la cual a unos 5 minutos caminando ya llegarás hasta la Plaza de San Pedro cuya visita es una de las cosas que hacer en Roma que no te puedes perder.

Como nuestro alojamiento estaba cerca de una parada de la línea A de metro, nos decantamos por esta opción y en unos 20 minutos de trayecto ya estábamos caminando hacia la Ciudad del Vaticano.

Por otro lado, también podrás llegar al Vaticano con los autobuses de la línea 40 y 64 cuyo punto de partida es la Terminal de Roma. La parada más cercana de la línea 40 es la Piazza Pia, la cual se encuentra a 10 minutos caminando de la Plaza de San Pedro. Por otro lado, la línea 64 te deja en la Terminale Gianicolo que ya se encuentra un poco más lejos caminando. Más o menos a unos 15-20 minutos tranquilamente.

La plaza de San Pedro

En este vuestro pequeño gran blog, las dos partes que lo componen son distintos en cuanto a la religión se refiere. Mientras que una de las partes es bastante católica, la otra parte no es para nada religiosa. Por ende, ambos vivimos la visita de una manera especial pero uno desde un punto de vista más espiritual mientras que el otro desde un punto de vista más histórico. ¡Qué bonitas son las diferencias! ¿No os parece?

Tras este breve inciso, sigamos con las cosas que hacer en Roma y, concretamente, con la visita a la Plaza de San Pedro. Llegamos pronto por la mañana, más o menos a las 10h00 y ya había mucha gente. Es lo malo de no madrugar y también de viajar en verano. Pero bueno, es algo a lo que hay que acostumbrarse ya que todos tenemos derecho de visitar los lugares, máxime si tienen la importancia de la Plaza de San Pedro.

Esta famosa plaza es en la que el Papa sale a dar sus homilías y en la que se reúnen semanalmente muchos fieles venidos desde cualquier rincón del mundo. Más allá de su importancia religiosa, se trata de una plaza absolutamente preciosa con todas las columnas que acompañan muy bien al elemento principal que es la Basílica de San Pedro.

Tras dar un par de vueltas intentando quedarnos con cada detalle de esta plaza, nos pusimos a hacer la gran fila para visitar la Basílica de San Pedro por dentro, una de las cosas que hacer en Roma sin ninguna duda.

Visitar la Plaza San Pedro es una de las cosas que hacer en Roma en 2 días
La plaza de San Pedro en un día de verano. ©Nimman

La Basílica de San Pedro, uno de los imprescindibles que hacer en Roma

Tras una espera de 20 minutos, aproximadamente, conseguimos entrar a la Basílica de San Pedro y conocer la que es probablemente el templo más importante para la religión cristiana.

Antes de entrar en detalle sobre los elementos que más nos gustaron durante nuestra visita, apuntar que antes de entrar hay que pasar un filtro de seguridad. La entrada es gratuita pero, tenéis audioguias a vuestra disposición que podéis pagar para tener una visita más informada y aprender mucho más de todas las joyas de esta basílica.

Asimismo, si preferís que os lo explique una persona en carne y hueso, tenéis la opción de contratar algún tour con guia ya sea en grupo o privada. Los tours privados son más caros pero pueden merecer la pena si eres un apasionado de la historia que esconde la Ciudad del Vaticano en general y esta basílica en particular.

La piedad

A parte de la evidente belleza de la basílica, una de las cosas que hacer en Roma es poder disfrutar de su tremendo legado artístico. De hecho, en el interior de esta basílica vas a visitar obras maestras de la historia de la humanidad. Entre ellas, como no podía ser de otra manera, La Piedad de Miguel Ángel.

Esta estatua de mármol representa a la Madre María sosteniendo a Jesús en su regazo tras su crucifixión. En mi humilde opinión, tanto las expresiones de las caras como la textura que consigue recrear respecto a la tela es absolutamente increíble. No sé a vosotros pero a mi me parece sorprendente ser capaz de tallar un bloque de mármol de semejante manera.

Por último, como curiosidad cabe destacar que se trata de la única escultura que ha sido firmada explícitamente por Miguel Ángel.

La cúpula

Según vayas avanzando por la Basílica de San Pedro, llegará un momento en el que, de repente, miréis hacia arriba y os quedéis absolutamente maravillados con la cúpula de esta iglesia.

De hecho, se trata de una de las cúpulas más grandes del mundo y se atribuye su diseño a Miguel Ángel aunque este murió antes de que se pudiera completar la cúpula. Por lo que uno de sus alumnos, Giacomo Della Porta, tuvo que acabar el trabajo.

Si tenéis tiempo, se puede subir hasta la cúpula ya sea subiendo por las escaleras o tomando el ascensor hasta la base y de ahí subiendo aún más escaleras. Para hacer esta visita se tiene que pagar y puede ser que haya bastante cola por lo que podéis comprar los boletos con antelación en esta página web.

La silla de San Pedro

Por último, otro de los elementos que más me encantó fue la silla de San Pedro. Se trata de un trono que se encuentra en la ábside de la basílica y cuya silla de madera fue reparada y decorada por el famoso Bernini.

Personalmente, lo que más me emocionó de esta silla fue la representación del espíritu santo a través de una pintura de cristal donde está representada una paloma. Esos colores naranjas y amarillos son una auténtica pasada y contrastan muy bien con esa tenue oscuridad de la basílica. Para mí, es como estar observando un atardecer constante.


Evidentemente, hay más elementos destacables en esta basílica pero estos fueron mis tres preferidos basados absolutamente en una opinión personal. En este sentido, también vale la pena detenerse en la Estatua de San Longino, en el Baldaquino de San Pedro y en las Grutas Vaticanas, en las cuales se encuentran más de 100 tumbas dedicadas a los papas y a los santos.

El Museo Vaticano

Después de visitar la Basílica de San Pedro, nos dimos una vuelta por El Vaticano, entrando en diferentes tiendas de souvenirs y asimilando un poco todo lo que habíamos vivido instantes atrás. También, porque no decirlo, se nos hizo la hora de comer así que aprovechamos para probar un restaurante que hemos incluido en los mejores restaurantes para comer en Roma (próximamente): Rione XIV, en el cual me comí unos spaghetti cacio e pepe, uno de los platos romanos más clásicos.

Información práctica

Una vez comidos y bien servidos, nos fuimos dando un paseo hasta otro de de los imprescindibles que hacer en Roma: el Museo Vaticano. respecto al cual ya habíamos comprado las entradas previamente por internet para evitar hacer la cola de la entrada. Además que, muy probablemente, si no compras la entrada con antelación no puedas entrar.

El Museo Vaticano es uno de los museos más visitados en el mundo por lo que es probable que si viajas en fin de semana no encuentres entrada si no la has comprado con algo de antelación.

Por nuestra parte, viajando en el mes de julio, las reservamos con unas dos semanas de antelación o algo más y ya no tenían los horarios que queríamos.

#NimmanTipObvio ¡Reserva tus entradas con antelación!

Precio: 17€ (20$USD; 420$MXN) la entrada normal por persona. 8€ (9.50$USD; 200$MXN) el boleto reducido.

Audioguia: 7€ (opcional).

Audioguia para niños de 6 a 12 años (Family Tour): 5€.

Horarios: De 8h30 a 18h30.

La Capilla Sixtina

Si vienes a visitar este museo, el cual es una de las cosas que hacer en Roma en 2 días o en 3 o en los que tengas. Lo más probable es que uno de los motivos principales sea ver la Capilla Sixtina de Miguel Ángel, otra de las obras más importantes en la historia de la humanidad.

Podríamos empezar a soltar datos históricos, referencias y explicaciones pero es que no merece la pena. Todo lo que digamos será insuficiente para describir la Capilla Sixtina. Es una obra maestra, a la cual hay que entrar con los ojos bien abiertos, relajarse e intentar que todos los detalles penetren en tu memoria y no se te olvide nunca.

#NimmanAdvertencia No se pueden hacer fotos y los guardias de seguridad están super pendientes. No malgastéis vuestro tiempo intentando sacar una foto y disfrutad de lo que tenéis a vuestro alrededor.

La Galería de los mapas geográficos

Otra de las galerías que más nos gustó fue la de los mapas geográficos. Lo cual, dado que somos bastante apasionados por los mapas tiene mucha lógica. Nos encanta ver mapas ya sea en Google Maps o mapas ilustrados, los cuales nos encantan hasta tal punto que quizás en un tiempo pueda haber sorpresas ;).

Volviendo a la Galería de los mapas geográficos, podrás encontrar mapas preciosos de todos los tamaños. También, podrás entender un poco cómo se veía el mundo hace varios siglos atrás. En definitiva, una galería impresionante así que si eres un amante de los mapas, estamos seguros que esta es una de las cosas que hacer en Roma.

Las estancias de Rafael

Otra de las principales atracciones de los Museos Vaticanos es, sin duda, las conocidas como estancias de Rafael. Éstas, para muchos, son junto con la Capilla Sixtina, lo más importante que ver en este museo.

Las estancias de Rafael, como su propio nombre indica, son diferentes salas las cuales servían como apartamentos privados del Papa Julio II. Éste fue el que encargó al buen Rafael la realización de los frescos aunque murió antes de poder ver todas las estancias completamente finalizadas.

La escalera helicoidal

Antes de acabar la visita por los Museos Vaticanos, tendrás que bajar por la escalera helicoidal. Una escalera espectacular que hará las delicias de cualquier fotógrafo. Tanto es así que, sabemos de varios fotógrafos profesionales que se pegan los grandes madrugones para tomar fotos a esta fantástica escalera.

Sin lugar a dudas, uno de los grandes destacados de los Museos Vaticanos y el momento de acabar esta visita que nos llevó entre unas 2 horas y media y 3 horas. Y eso que no nos paramos en todo y fuimos un poco a tiro fijo a lo que más nos apetecía. Eso sí, utilizando la audioguia ya que en museos como estos merece mucho la pena.

Atardecer en Castel Sant’Angelo

El Castel Sant'Angelo es uno de los lugares imprescindibles que visitar en Roma en 2 días.
Castel Sant’Angelo al atardecer. ©Nimman

Cuando acabamos de visitar los Museos Vaticanos, nos apetecía salir y caminar aprovechando que ya estaba llegando el atardecer. Así, nos fuimos acercando hasta el cilíndrico Castel Sant’Angelo. En esta ocasión, nosotros solo lo vimos por fuera pero si te interesa su colección, puedes entrar y verlo por dentro. En todo caso, acercarte hasta este castillo es una de las cosas que hacer en Roma sin ninguna duda.

Una de las cosas positivas de este castillo es que está rodeado por el Parco della Mole Adriana, un parque muy agradable en el cual nos sentamos un rato aprovechando que había un pequeño mercado y así pudimos ver el ir y venir de la gente. Algo que nos encanta hacer en cada ciudad que visitamos.

Tras descansar un rato en el parque, nos acercamos hasta el hermoso Puente Sant’Angelo, el cual fue construido durante la época del emperador Adriano. Un puente bellísimo sobre el que pudimos ver un atardecer en Roma que jamás podremos olvidar.

atardecer roma
Atardecer desde el Puente Sant’Angelo. ©Nimman

Cerrando el día en Pizzeria Da Baffetto

Para cerrar el día y tal y como hicimos en nuestro primer día en Roma, nos fuimos a la espectacular Pizzeria Da Baffetto a probar otra de sus deliciosas pizzas estilo romano. En este caso, para mí fue una pizza margherita y para Alejandra fue una pizza pepperoni deliciosa que nos ayudó a poner el broche de oro a este segundo día en Roma que nos ha permitido visitar la Ciudad del Vaticano. Para nosotros, uno de los lugares que se deben visitar, al menos, una vez en la vida.

Tras la cena, nos fuimos a la Piazza Navona a comernos un buen gelato de la gelateria di Grom. Dimos un paseo por la zona del Panteón, nos acercamos hasta la Fontana di Trevi a tirar la típica moneda para asegurarnos que volveremos a Roma y nos despedimos de este segundo día en Roma.

Mapa Roma 3 1 scaled
Mapa ilustrado de nuestro día en Roma. ©Maps by Nimman

Hasta aquí nuestro post sobre las cosas que hacer en Roma en 2 días en el que nos centramos en lo que hicimos en nuestro segundo día en esta preciosa ciudad. Si aún no lo has hecho, corre a leer nuestro itinerario del primer día en Roma. Si tenéis cualquier duda o comentario estaremos encantados de escucharlo. Asimismo, si queréis seguir leyendo sobre nuestra experiencia en Roma, no os perdáis todo lo que hicimos en nuestro tercer día en Roma (Próximamente).

Con esto nos despedimos y… ¡Hasta el próximo viaje!

2 Comentarios

  1. Un día ennla vida lo haré,muy bonito

  2. Recordar es volver a vivir, claro que si sencillamente una experiencia religiosa inolvidable que me hace pensar en un sincero agradecimiento.


Warning: sprintf(): Too few arguments in /home/u673504123/domains/nimmantravel.com/public_html/wp-content/themes/wpzoom-derive/comments.php on line 82

Deja tu comentario, nos dará mucho gusto leerte

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.